NUESTRO PROGRAMA AGRICULTURA DE ADAPTACIÓN EN CONTEXTO DE SOBERANÍA ALIMENTARIA.





En el mes de abril de 2020, COPRODESA se sumó a través de su Programa Agricultura de Adaptación al movimiento por la Soberanía Alimentaria que se promueve en todo el país. Alentado desde la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, Coordinación Tucumán y acompañados por INTA, se viene desarrollando actividades que nuclean a diferentes Organizaciones sociales tucumanas bajo el propósito de garantizar el acceso a alimentos de calidad a un precio justo y cuya producción es amigable con el medioambiente.


¿Pero de qué se trata la Soberanía Alimenta? En Argentina se la entiende como el derecho de cada pueblo, comunidad y país a definir sus propias políticas agrícolas, pastoriles, laborales, de pesca, alimentarias y agrarias que sean ecológicas, sociales, económicas y culturalmente apropiadas a sus circunstancias exclusivas.


De acuerdo a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), la soberanía alimentaria descansa sobre seis pilares, a saber: “1) Se centra en alimentos para los pueblos: a) Pone la necesidad de alimentación de las personas en el centro de las políticas. b) Insiste en que la comida es algo más que una mercancía. 2) Valores de los proveedores de alimentos: a) Apoya modos de vida sostenibles. b) Respeta el trabajo de todos los proveedores de alimentos. 3) Localiza los sistemas alimentarios: a) Reduce la distancia entre proveedores y consumidores de alimentos. b) Rechaza el dumping y la asistencia alimentaria inapropiada. c) Resiste la dependencia de corporaciones remotas e irresponsables. 4) Sitúa el control a nivel local: a) Localiza los lugares de control en manos de proveedores locales de alimentos. b) Reconoce la necesidad de habitar y compartir territorios. c) Rechaza la privatización de los recursos naturales. 5) Promueve el conocimiento y las habilidades: a) Se basa en los conocimientos tradicionales. b) Utiliza la investigación para apoyar y transmitir este conocimiento a generaciones futuras. c) Rechaza las tecnologías que atentan contra los sistemas alimentarios locales. 6. Es compatible con la naturaleza: a) Maximiza las contribuciones de los ecosistemas. b) Mejora la capacidad de recuperación. c) Rechaza el uso intensivo de energías, de monocultivo industrializado y demás métodos destructivos”.




Pero las Organizaciones Sociales también debíamos adoptar estrategias y acciones para significar y aprehender el abordaje en el camino de la soberanía alimentaria que nos permitiera una sinergia que fortaleciera el sector de cara a este desafío. Así fue que en febrero de 2008 tuvo lugar el Foro por la Soberanía Alimentaria en Nyéléni (Malí) organizado por La Vía Campesina y la Marcha Mundial de Mujeres. Su objetivo fue “…llevar a cabo un debate estratégico sobre qué se entiende desde los movimientos sociales por soberanía alimentaria, qué propuestas concretas se reivindican y cómo llevarlas a cabo”.


En el mencionado Foro se reafirma la definición de Soberanía Alimentaria discutida un año antes y en lo que hoy conocemos como “La Declaración de Nyéléni, Selingue, Malí 2007, que estipula lo siguiente: “La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo”.


En COPRODESA nos propusimos sumarnos desde nuestro Programa debido a que por agricultura de adaptación entendemos al conjunto de actividades vinculadas a la producción primaria y secundaria de bienes y servicios destinados a la alimentación humana saludable, cuyos procesos ponen en valor la biodiversidad natural, los saberes ancestrales, la inclusión social, el mercado justo y la baja o nula emisión global de gases de efecto invernadero (GEIs).

Como puede observarse los propósitos ecologistas de nuestra Asociación están más que contenidos en los postulados de la soberanía alimentaria. Y es por ello que junto a organizaciones sociales como la Fonda Popular “El Malecón”, la Casa Cultural “Adobe”, la Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), la Biblioteca Popular Santa Lucía, al Sindicato Único de Conductores de Motos de la República Argentina (SUCMRA) entre otras instituciones que se fueron sumando, marcharemos en la construcción permanente en el logro de los objetivos de una alimentación más saludable y accesible para todos, fortaleciendo y acompañando a las familias agricultoras de Santa Ana, La Cocha, Simoca y Alto Verde.


Nuestra Asociación realizó entre abril y julio cuatro campañas de acceso a la alimentación a precio justo mediante bolsones de verduras provenientes de la Agricultura Familiar del sur tucumano. Esta actividad (momentáneamente interrumpida por las restricciones de COVID) se llevó a cabo gracias al protagonismo e involucramiento de nuestros asociados Juan Luis Villarrubia y Silvio Crisorio (miembro de la Comisión Directiva de COPRODESA), quienes se desempeñaron con absoluta eficiencia en llevar adelante el programa en la ciudad de Tafí Viejo.


Todos sabemos que la alimentación y la salud van de la mano. Por ello es que al esfuerzo realizado por nuestros asociados nos gusta ponerle números, cuantificarlo y cualificarlo. No por simple estadística, sino porque detrás de esta actividad ecologista existen personas. Familias de nuestra ciudad a las que llegamos y nos respondieron con mucha gratitud, nos alentaron y aconsejaron para seguir. Por ello relevar el impacto que tuvieron estas cuatro campañas nos permiten mensurar el alcance de nuestro accionar en esto de hacer sustentable el sistema agroalimenticio y un tributo a estos asociados que pusieron todo de sí.


En cada una de las cuatro jornadas se entregaron en promedio 40 packs de verduras y fruta de estación provenientes de la Agricultura Familiar y producidas de forma orgánica. Los mismos llegaron a unas 124 personas de 31 familias por cada campaña; de este universo, el 28% (35 personas) son menores de edad y el 18.5% (23 personas) son adultos mayores. De acuerdo a sus componentes, cada pack o bolsón contenía 319 calorías, lo que nos indica que cada familia recibió de la Agricultura Familiar a través de COPRODESA un total de 425 calorías por cada entrega.


Por otro lado si tenemos en cuenta que para mantener su funcionamiento vital y saldable, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un cálculo genérico entre 1600 y 2000 calorías al día para las mujeres (1800 en promedio), y para los hombres entre 2000 y 2500 (2250 promedio), el aporte efectivo en cada campaña de distribución de los bolsones arrojan una satisfacción del 5.9% del requerimiento diario de calorías vitales para las mujeres y el 4.7% para los varones.

Desde COPRODESA seguiremos bregando por la soberanía alimentaria a través de nuestro Programa de Agricultura de Adaptación. Los resultados de nuestra experiencia, a poco de andar, ya son prometedores y demuestran un potencial “impacto positivo” para la salud tanto física como económica de las familias que se abastecen de esta manera de producir alimentos. El caminar hacia un horizonte de soberanía alimentaria en un contexto de cambio climático global, requerirá de un mayor esfuerzo de articulación entre los actores tanto estatales como no gubernamentales. Ya estamos en el camino.

¿Cómo puedes colaborar?

  1. Puedes unirte a nosotros convirtiéndote en socio activo de la asociación civil.

  2. Puedes difundir nuestras actividades y acciones.

  3. Puedes aportar recursos materiales o no materiales, que ayuden a la realización de nuestras actividades.

Publicaciones Recientes: 

Únete a nosotros.  

Sé parte de la construcción del paradigma civilizatorio que nos permita reencontrarnos con la vida del planeta y las futuras generaciones!

  • Grey Facebook Icon

Av. Independencia 873. Tafí Viejo. Tucumán. Argentina

  • Black Facebook Icon